sábado, 4 de abril de 2015

Película: La Dictadura Perfecta (2014) *Disponible en @NetflixLat

Esta no es una reseña sobre la película, es lo contrario... va más por lo efectos de la película en la verdadera y preocupante realidad del país, que es: "como piensa la gente".

La Dictadura Perfecta es según algunos, la culminación de la trilogía de películas con las que el cineasta Luis Estrada nos muestra a través de la pantalla grande, la realidad de nuestro país.

No me resultó para nada extraño que a partir de su fecha de estreno (16 de octubre de 2014 - día de mi cumpleaños por cierto) la película provocara un sin fin de comentarios en redes sociales de parte de ciudadanos que expresaban orgullosos su indignación por descubrir la atroz realidad política del país a través de una película tan reveladora... como si no pudieran hacerlo de otra forma "menos entretenida" como... leer noticias y columnas de diferentes medios y periodistas.

La sátira política es el recurso con el que Estrada (guionista y escritor de la película) se aventura a hacer realidad lo que tanto se ha rumoreado... que al actual presidente de México lo puso "ex profeso" Televisa, la empresa de TV más importante del país.

Hubiera resultado positivo que al inicio de la película se mostrara la definición de "sátira".

En esos días leí -por curiosidad- algunas reseñas sobre la película... hubo desde quienes centraron su atención en el éxito de taquilla de la película, otros que se sentían defraudados porque en la cinta no se golpeaba al presidente "lo suficiente", hasta quienes comparaban al director -toda proporción guardada- con Julian Assange.

"Quizá exagere al decir que es peligroso mostrar este tipo de películas a personas sin criterio... pero me acuerdo que en este país no tenemos memoria y se me pasa".

La película dura 143 minutos, por momentos se vuelve lenta y reiterativa en ideas y situaciones que para mi ya habían quedado más que claras. La única forma en que me explico que "el gran público" haya aguantado tanto tiempo aplanando el trasero en las butacas de las sales de cine es suponiendo que en verdad creían estar ante una gran revelación de la verdad que antes desconocían por "la censura" del gobierno.

La película podría haber sido más chistosa, más peligrosa, más ceñida a la realidad que en muchos cosas resulta más chistosa que las situaciones de la película y sobre todo podría haber sido más corta.

La gran moraleja es que si bien la película muestra como bajo la complicidad del gobierno y una televisora la realidad de un país puede ser manipulada, es la misma película la que termina manipulando a la gente que sin mostrar un ápice de sentido común o pensamiento analítico se cree todo lo que ve solo porque se habla mal del gobierno, y cuando eso pasa "todo es verdad". 


IMDB

Para finalizar solo me queda agregar que "la indignación vende".

La Dictadura Perfecta de Luis Estrada esta disponible ahora el Neflix Latinoamerica.
Publicar un comentario